Yo también soy una nueva pobre (5)

Este año he cumplido 40, soy mujer, madre de dos niñas y trabajadora, cuando la situación me lo permite. Soy una nueva pobre desde hace tiempo, ya que navego a la deriva buscándome la vida entre subvenciones e ingenios. Soy de Barcelona y he trabajado en el mundo del marketing y del diseño gráfico, sorteando como he podido la conciliación laboral y la vida familiar. Me separé en el 2004 y así entré la primera en la conocida crisis, ya que me quedé con dos niñas de 1 y 3 años a tiempo completo y sin ingresos, porque trabajaba en el que era nuestro negocio familiar. Como pude encontré trabajo en una imprenta para conseguir sacar adelante mi família, con las limitaciones de horario que tenía con lo niños a cuestas y estando sola,no es nada fácil encontrar algo que te lo facilite. Llegó la crisis y en el 2008 la imprenta donde estaba empezaba a hacer aguas, se veía venir su final, muchas pequeñas empresas se vieron obligadas a cerrar y me pilló como a tantos en el 2009. Me surgió la oportunidad de trabajar en Eusakadi, por mediación de unos amigos e inicie mi etapa en el mundo del marketing online. Durante dos años he podido aprender y disfrutar de cierta tranquilidad, pero el contrato era cerrado por dos años y después iniciaría mi etapa como autonoma sin más remedio. Me pareció una solución posible, porque tarde o temprano esto de la crisis se tenía que solucionar y con un poco de suerte cuadrarían las fechas. No parece que vaya a ser así. Ahora me encuentro iniciando mi andadura profesional en solitario y sin recursos, con una subvención para un proyecto que me aporta 600€ mensuales y buscando clientes para crearles tiendas online, webs y servicios de community management. Las cosas están complicadas y tendré que salir adelante sin más remedio, pero es duro, incierto y se entiende que las nuevas políticas aboguen por el emprendizaje. Está claro que otras opciones no existen y el búscate la vida como puedas impera en el ambiente. Yo soy una persona optimista que está desencantada con tanta incertidumbre, tanta política de igualdad, sostenibilidad e innovación social, términos que al final llenan los discursos y crean subvenciones extrañas a las que pretendo venderme para atrapar algo de tanto desvario.

Suerte y que la fuerza nos acompañe :-(

Traducció. [CAT]

Aquest any he fet 40, sóc dona, mare de dues nenes i treballadora, quan la situació m’ho permet. Sóc una nova pobra des de fa temps, ja que navego a la deriva buscant-me la vida entre subvencions i enginys. Sóc de Barcelona i he treballat en el món del màrqueting i del disseny gràfic, sortejant com he pogut la conciliació laboral i la vida familiar. Em vaig separar el 2004 i així vaig entrar a la primera a la coneguda crisi, ja que em vaig quedar amb dues nenes d’1 i 3 anys a temps complet i sense ingressos, perquè treballava en el qual era el nostre negoci familiar. Com vaig poder vaig trobar feina en una impremta per aconseguir tirar endavant la meva família, amb les limitacions d’horari que tenia amb el nens a coll i estant sola, no és gens fàcil trobar alguna cosa que t’ho faciliti. Arriba la crisi i al 2008 la impremta on estava començava a fer aigües, es veia venir el seu final, moltes petites empreses es van veure obligades a tancar i em va agafar com a tants el 2009. Em va sorgir l’oportunitat de treballar en Eusakadi, per mediació d’uns amics i vaig iniciar la meva etapa en el món del màrqueting en línia. Durant dos anys he pogut aprendre i gaudir de certa tranquil·litat, però el contracte era tancat per dos anys i després iniciaria la meva etapa com autònoma sense més remei. Em va semblar una solució possible, perquè tard o d’hora això de la crisi s’havia de solucionar i amb una mica de sort quadraria les dates. No sembla que hagi de ser així. Ara em trobo iniciant el meu camí professional en solitari i sense recursos, amb una subvenció per a un projecte que m’aporta 600 € mensuals i buscant clients per crear-los botigues en línia, webs i serveis de community management. Les coses estan complicades i hauré de tirar endavant sense més remei, però és dur, incert i s’entén que les noves polítiques advoquin pel emprenedoria. Està clar que altres opcions no existeixen i el busca’t la vida com puguis impera en l’ambient. Jo sóc una persona optimista que està desencantada amb tanta incertesa, tanta política d’igualtat, sostenibilitat i innovació social, termes que al final omplen els discursos i creen subvencions estranyes a les que pretenc vendre’m per atrapar una mica de tant desvari.

Sort i que la força ens acompanyi :-(

About these ads
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

23 respostes a Yo también soy una nueva pobre (5)

  1. Lluís diu:

    Bueno, ya he entrado aquí en casi cada nuevo post que habéis colgado. La iniciativa crece y me parece cada vez más interesante. Y lo repito: nacimos de padres pobres, y a ellos no les quitaron la dignidad de serlo. A nosotros tampoco, aunque nos hayan contado lo que sea.

  2. La lili diu:

    Si muy bueno lo que dices, Lluís, la dignidad ante todo, y en cuanto a la experiencia de esta chica, que recofortante a de sentirse que su vida continua bien, un poco agridulce pero que orgullo que salga con sus niñas el día a día.

  3. Joseba diu:

    Estimados amigos, he conocido vuestro blog a través de la web de El Mundo y no puedo menos que dejar un mensaje de respuesta. Yo, al igual que Santi Pérez, como hijo de la inmigración (en este caso, en Euskadi), he crecido en un entorno en el que la sensación de estabilidad que daba la industria vizcaína fue algo en lo que creías intuitivamente. Tu padre salía por la puerta para ir “a la fábrica”. Eso era algo en lo que yo, mis hermanos, mis primos, mis compañeros de clase creíamos sin necesidad de explicarlo. Al llegar a una edad adulta, en cambio, nos encontramos con que esa estabilidad en la que se forjaron nuestras familias desaparecía, que se cerraban las fábricas, que la inestabilidad laboral era la única forma de relación laboral para miles de trabajadores, jóvenes o no. Pero además nos veíamos en la necesidad de que algo tan básico como tener una vivienda, una pareja, eso que en el artículo de El Mundo ilustráis con el “llevar una chica a casa” no existe, es una quimera, un imposible. Lo cual en muchos países pasma. En bastantes sentidos, somos muy inmaduros.

    Del mismo modo que nuestros padres tuvieron que vivir una época de cambio -la dictadura, la posguerra, la emigración- a nosotros nos toca vivir una época de cambios, pero con una diferencia notable: mientras ellos tuvieron que actuar y en muchos casos malvivir o pasar dificultades, nosotros hemos vivido en nuestra particular jaula de oro de clase media, con nuestras vacaciones en el pueblo, nuestra buena alimentación, nuestra ropa, nuestro ocio y sobre todo con nuestra seguridad sin necesidad de palabras de que tener una casa, un coche, un sueldo fijo, unos servicios públicos, unos estudios universitarios, venían dados, a pesar de que nos contaran historias de la guerra, de necesidad, de penurias.

    Hoy eso ya no existe: no hay fábricas, no hay servicios públicos (o están en proceso de descomponerse), no hay trabajos fijos. No deja de ser una paradoja. Mientras nuestros padres no tuvieron, qué sé yo, una sanidad como la que disfrutamos, ni casas de la cultura, ni nuevas tecnologías, ni cultura, ni universidades, nosotros sí. Y sin embargo no podemos tener lo que a ellos les llevó a adquirir sin demasiado esfuerzo un piso en la periferia, un coche, unas vacaciones, una vida para sus hijos.

    No soy yo, no sois vosotros solos. Soy, además de mí, muchos amigos míos, que “no pueden llevar una chica a casa”. Somos muchos, varios millones. Y sin embargo, no sólo del mundo es la culpa. Nosotros la tenemos también, porque tal inacción nos ha llevado a la abulia, al aburrimiento, en casos no concretos a la depresión. A los lunes al sol, como decía la película. Mientras en aquellos tiempos de trabajo más fácil (aunque fuera emigrando a Barcelona o a Bilbao o a Madrid) no había condiciones, había medios para alcanzar esas condiciones. Hoy es al revés.

    No deja de ser descorazonador, porque si la conclusión es que vivimos en una selva, el siguiente paso de la reflexión es que deberíamos convertirnos en fieras, que también las hay, y salir a un mundo al que no hemos ido nunca para pasarlas “putas” y ver si así reaccionamos. Pero hemos perdido mucho tiempo, muchos años. Por culpa del sistema, sí, ¡pero también por culpa nuestra!

    A veces pienso que soy un fracasado, sobre todo cuando me comparo con compañeros que han prosperado (maldito facebook, porque muchos han ido, cómo no, al extranjero), mientras aquí he malgastado mi juventud. Y lo peor de alcanzar los 30, que cumplí hace poco, es tener no ya una perspectiva de pasado, sino ser consciente de que es natural que las fuerzas propias de los años jóvenes se pasan, de que tienes la necesidad de cotizar a la seguridad social, de que vives en el borde de un precicipio que no puedes ver… Y eso es una cosa que debemos tener también en mente, sobre todo si finalmente decidimos saltar a la piscina. No sé, es complicado. Muchos saltan a la piscina y se dan cuenta de que no tiene agua cuando se dan contra el fondo. Aún así, no creo que haya muchas alternativas. Hay que dejar todo lo que nos dieron, todo lo que dimos por supuesto, desde las vacaciones hasta la hipoteca, y resignarse a que deberemos vivir peor. Y si no lo hacemos ya, perderemos un tiempo precioso, que es el tiempo en que aún nos quede algo de juventud en los músculos. Sobre todo para vosotros, que aún estáis en los 25.

    En fin, os deseo mucha suerte. Y os deseo que tengáis ya la necesidad de buscar esa suerte

    Me llamo Joseba y tengo 30 años.

    • Estoy de acuerdo, Joseba. Esto se veía venir y muchos creíamos que los países emergentes iban a traer aún más riqueza a occidente. Ahora nos toca repartir la tarta de los recursos entre más población. Sólo veo dos problemas: entra en juego una población enorme (China, India, Brasil) y los recursos son los mismos, es decir, a algunos les tocarán la guindas; a la nueva clase social que surgirá se le permitirá saborear la cobertura de nata (o chocolate…que no falte el buen humor!) y la mayoría tendrá que luchar por las migajas del bizcocho. Animo! animo! animo!

    • Julia diu:

      Solo una cosa Joseba, desde mis 51 años, nunca serás tan joven como ahora. Si nos descuidamos nos encontramos a los 35 diciéndonos que ya no tenemos 30 años. Me resisto a dar consejos de abuela cebolleta, porque mis circunstancias han sido muy diferentes, como tú dices, no tenía las condiciones pero tuve los medios. He podido trabajar ininterrumpidamente desde los 14 años y cambiar de carrera profesional y estudiar nocturno y ahora me doy cuenta de que aún podría haber hecho muchas cosas más si hubiera creído más en mí misma. Suerte, que cuando pase te pille con fuerzas.
      Julia

      • Joseba diu:

        Muchas gracias, Julia y Fernando. Cuando hablo de este asunto con amigos míos suele venirme a la memoria una cita, no sé si de Confucio u otro pensador oriental, que dice que “el mejor momento para plantar un bosque fue hace veinte años, pero el segundo mejor momento es ahora”. Hay que tener eso en mente, por supuesto. Quisiera que mi intervención aquí se viera como un toque de realismo, que incluye también una parte muy importante de positividad. Un saludo.

    • ASIER SÁNCHEZ diu:

      Hola Joseba,

      Soy Asier Sánchez, te escribo de los informativos de ETB. Nos gustaría ponernos en contacto contigo para hacer un pequeño reportaje sobre els nous pobres. Espero tu respuesta. Mi mail es sanchez_asier@eitb.com

      Un saludo,
      ASIER

  4. joan carles diu:

    Como pobres que somos, como proletariado que somos (no nos de miedo la palabra), como clase, sí clase, trabajadora, cualquier solución que no sea el marxismo es perder el tiempo y hacerle el juego al Capital (ahora le llaman mercados). Y que no me pongan de ejemplo a Stalin, la URSS, que si Cuba, que si Korea del Norte. En el capitalismo no todos viven en Park Avenue, Pedralbes o la Moraleja, hay mucha mas miseria, pobreza y desigualdad aquí al ladito de mi casa….

  5. josep toló diu:

    En relació a “Jo tambe soc una pobra”, i a la seva professió, tinc interés amb contactar amb ella.
    Resideixo temporalment en una localitat d’uns 150.000 habitants, on no hi ha cap revista, ni en paper ni digital, dedicada a la publicitat local, i crec que en el moment actual hi ha un mercat.
    Si está disposada a estudiar una iniciativa de crear-ne una, li demano que em contacti a través del meu correu electrónic: joseptolo@gmail.com

  6. El Poliespan diu:

    Hola a todos.

    He llegado hasta aquí por el enlace de un artículo de Don Santiago Niño Becerra en La Carta de la Bolsa sobre la reforma laboral.

    Hace dos años y medio que vivo en Polonia. Esto es, me empobrecí¿??, (como ahora se suele decir), de la noche a la mañana. Cuando se conoce la vida en un país como Polonia, se da uno cuenta de algunas cosas. En relación a España, faltan, a ojo, unos 30 años de desarrollo. En todos los sentidos, (personales también).

    En Polonia no han conocido esa época dorada de la que habla Joseba. Esa época a la que estamos diciendo adiós. Allí están, por ahora, muy bien. Se ‘acercan’ a España, mientras en España nos acercamos a Polonia. Lo cual no es tan bueno. Esta misma comparación creo que se puede hacer globalmente.

    Niño Becerra suele usar la expresión: “…que cada palo aguante su vela”. Y, la verdad, no encuentro otro modo de resumir la situación de forma más exacta y concisa. Ese es sin duda el destino del viaje que tan solo acabamos de emprender.

    El modelo Estadounidense nos lleva ventaja, mucha.

    Así que Joseba tiene toda la razón. Mejor adaptarse lo antes posible. Ser feliz no depende del estado de la economía nacional o mundial.

    Suerte a todos. Un abrazo

    El Poliespan

  7. maria diu:

    Hola! Mi abuela materna se encontró en la guerra civil viuda y con una hija de 14 y un niño de meses. Mipadre estuvo en el campo de concentración de Vernet de Ariêge. Yo he podido tener y hacer muchísimo más de lo que pudieron ellos. Muchísimo, pero sabeis que he aprendido de ellos? La dignidad, el esfuerzo y el sacrificio por amor. Si ellos como muuuuchos abuelos y padres nos han dejado su valentía, no tengamos miedo a la vida. Chaplin el Genio de la risa decía: “Mirada de cerca la vida parece una tragedia, vista de lejos, una comedia. Nunca te olvides de sonreir, porque el dia que no lo hagas será un dia perdido. La vida es una obra de teatro que no permite ensayos, por eso canta, rie, baila,llora y vive cada momento, antes de que baje el telón y la obra termine sin aplausos. Hay que tener fe en uno mismo. Aún cuando estaba en el orfanato o recorría las calles buscando qué comer, me consideraba el actor más grande del mundo, la vida es maravillosa…si no se le tiene miedo. Sin haber conocido la miseria no se puede valorar el lujo. Más que maquinaria necesitamos humanidad, y más que inteligencia, amabilidad y cortesía. Fui perseguido y desterrado, pero mi único credo político siempre fue la libertad.”

    El ser humano se adapta a lo increible y saca recursos insospechados de sí mismo. No tegamos miedo, sólo renunciemos un poco en lo que podamos y poco a poco reconoceremos otros valores e ilusiones que nos haran felices. A mi se me presenta un futuro incierto en mínima comodidad, también por enfermedad familiar, mi sobrina sin trabajo, quizás mi sobrino etc……pero veo a mi abuela Teresa, que trabajó hasta 78 años, llena de alegria y optimismo, habiendo pasado viuda casi toda la vida..subiendo sola a sus dos hijos y en la posguerra….Me da fuerza y esperanza!!
    ÀNIMS REALS !!!!!

    • joan carles diu:

      Este conformismo es justo lo que esperan. Mientras, ellos, brindan con vino de 3.000 euros, sus fulanas llevan pulseras de 70.000 euros, se van a comprarla en jet privado al otro extremo del mundo, se gastan 40.000 euros en llenar el tanque del yatecito, etc….y para que ellos vivan así los demás, muchos miles , nos tenemos que joder y mas aún les tenemos que aguantar haciendo exhibición de esa monstruosidad innecesaria y caprichosa. Si cada uno de nosotros fuera mañana mismo a sacr cada euro que tiene en el banco, si consumiera lo justito e imprescindible, l’estaca caurà.

    • Joseba diu:

      Qué bonitas palabras, María….

  8. joan carles diu:

    Aceptar “que cada palo aguante su vela” es volver a la ley de la jungla, que sobreviva el mas fuerte o el que mas medios tiene. Sobrevivirán los que viven en una urbanización cerrada rodeada de robocops porque pueden pagarlos, y sobrevivirán los que ya sobreviven en los arrabales de cualquier ciudad y que disponen de un revolver para abrirse camino, estos últimos irán a tu casa te pegarán dos tiros y se quedarán con lo tuyo, a los primeros, a los ricos no habrá manera de acercarse, pero a tu casa si. ¿Es esto lo que queremos?, yo desde luego que no. Por eso MARXISMO, MARXISMO Y MARXISMO.

    • El Poliespan diu:

      Bueno, Joan Carles, la clave de la supervivencia no está en la fuerza o los medios económicos, sino en la capacidad de evolucionar y adaptarse a los cambios con mayor rapidez que otros…la ley de la jungla creo que está, ha estado y estará siempre presente.

      En ese sentido, creo que la sociedad americana que tanto criticamos es la que ofrece unas características más cercanas a la verdadera naturaleza del ser humano. Allí puedes acceder a un rifle y matar al presidente…que es infínitamente más rico y poderoso.

      Una sociedad en la que todo funcione de forma desinteresada no es posbile mientras tengamos que morir algún día.

      Entonces es posible que funcione eso que tanto te gusta.

      Un saludo

    • Joseba diu:

      Pienso que podemos, cómo no, tomar cosas del pensamiento de Marx, pero no es menos cierto que ese modelo, en su totalidad, ha fracasado. Y además con una cuenta de daños bastante grande… Como dice Poliespan, el sistema americano tiene fallos, y de hecho yo no lo quiero para nosotros. Pero no podría aceptar tampoco un sistema totalitario que, entre otras cosas, persiga a espacios de libertad como este y otros blogs. Cosa que ocurre, no ya en países como Corea del Norte, sino en Cuba o Venezuela. Lo malo de esos sitios es que no se puede discrepar y opinar.

  9. illenca diu:

    Us he dedicat un post. De moment no sóc pobra, però estic decebuda. Aquesta situació de crisi i manca d’oportunitats també m’ha afectat a mi, i a molts d’amics.

    Ànims

  10. Lo cierto es nunca hemos dejado de ser pobres. Ahora somos pobres y endeudados.

    Tengo 52 años, y aunque he podido ir desde una familia de siete miembros en un piso de renta social de 36 m hasta una casa en propiedad de 200 m para cuatro personas y una jubilación a los 61 con casi la máxima pensión, lo cierto es que nunca he dejado de considerarme pobre. La diferencia entre mi situación y la desmis hijos, de 23 y 21 años, es que yo me he pasado la vida subiendo la colina, mientras que ellos, que nacieron en la cima, se la van a tener que pasar bajándola, y contando no sabemos hasta cuando con la ayuda que sus padres les podamos dar. Y lo peor de todo es que esto será así para la mayoría de los menores de 40 años.

    El uso que Niño Becerra hace del palo y la vela, en mi opinión, no es el que corresponde a este caso que estamos comentando. N-B ha hecho referencia en ocasiones a Jeremy Rifkin y su libro “El fin del trabajo” del cual extrae frecuentemente conclusiones y que recomiendo encarecidamente que leáis e incluso que difundáis entre cuantas más personas mejor. No será yendo cada uno por su lado como conseguiremos superar esta situación y la que viene, que aun será mucho peor, sino poniendo en práctica algo así como un socialismo (marxismo o como queráis) “distribuido”. En esencia deberemos ser solidarios, pero de verdad, no obligados y con la boca pequeña, porque nadie que no sean los pobres se van a molestar lo más mínimo por rescatar a los pobres. Tendremos que hacer como el Barón de Munchausen cuando se cayó al pozo.

    En el futuro, cuando los historiadores decidan escribir sobre esta época, alguien señalará la caida del Muro de Berlín como el comienzo de un nuevo acto en el teatro de la Historia. Este hecho marca el fin de la paradoja que supuso que los pobres que malvivían en los paraísos “soviéticos” fueran la causa del bienestar que disfrutábamos los pobres de los infiernos capitalistas. Con la caída del muro, como metáfora del fracaso del proyecto de socialismo universal, se acabó la amenaza de extender la revolución marxista a todos los países del globo, y los capitalistas (los que de verdad son ricos) decidieron que era el momento de instalarnos la versión 2.0 y no en la demo en que nos habían tenido corriendo hasta entonces.

    Nuestro sistema de vida, el de la demo 2008, está atrapado en una serie de paradojas y contradicciones practicamente imposibles de resolver. Sería absurdo por mi parte intentar siquiera decir que debemos hacer, pero como buen hispano que soy, lo llevo en los genes tanto si me gusta como si no, haré lo que se que no debo hacer. Lanzaré un par de ideas (que no son ni mías ni originales) que sonarán como consejos del abuelo (que nadie me ha pedido, que nadie querrá oír y que nadie me agradecerá).

    Solidaridad, solidaridad y solidaridad. Nuestro egoísmo exacerbado y un hedonismo obsceno son los que en el fondo han guiado nuestras decisiones durante los últimos treinta años, y son esos los verdaderos culpables de que ahora estemos hasta el cuello de mierda. O empezamos a pensar menos en mí y más en nosotros o la mierda nos va a subir del cuello como las balas.

    Compromiso, compromiso y compromiso. Tenemos todo el derecho, yo lo he ejercido durante largo tiempo, a arrugar la nariz y pasar de la política y los políticos. Para quedar bien en una charleta y para atontar a nuestra conciencia haciendo pasar por virtud lo que en el fondo no es más que vagancia y egoísmo no está mal, pero tened en cuenta que cada vez que alguien capaz, por el motivo que sea, deja un hueco libre, este es inmediatamente ocupado por un zángano incompetente, avaricioso, torpe y sin escrúpulos, del que además el esfuerzo para sacarlo del sistema será inversamente proporcional al que se necesitó para dejarlo entrar. Si no os gustan los políticos cambiadlos, y si no encontráis ninguno que de la talla echadlos y ocupad vosotros su lugar, peor no lo podéis a hacer. Esto solo se puede hacer participando en el sistema, lo siento.

    Un saludo.

    • Joseba diu:

      Me ha gustado la metáfora de subir la colina. Un amigo mío dice que nuestros padres empezaron mal para acabar bien, y que nosotros hemos empezado bien para acabar mal. Habrá que ver qué depara el futuro.

    • Eduardo diu:

      Tienes muchísima razón en todo lo que dices, pero es tan dicícil imaginarnos a nosotros mismos intentar involucrarnos en el cambio…..Pienso que es porque la mayoría de nosotros tiene que llevar un plato de comida cada día a casa y no distraer mucho la atención hacia otros lados porque si no las hijas se quedarán sin comida y eso si que será imperdonable. Te faltó añadir que estamos atados de pies y manos y con una cinta en la boca, y de esta manera tenemos que actuar.
      A mi me hace bien leer y hablar del tema, y en mi interior hay una esfímera esperanza de que las cosas puedan cambiar, pero mi otra realidad llamada esposa me dice que no.
      También me es difícil imaginar un cambio inmediato, pero si creo que este cambio pueda realizarse de aquí a 20 ó 30 años, y los que pasamos de 40 estamos jodidos.
      Me gustaría imaginar un sistema equilibrado que nos permita vivir con dignidad, compromiso y solidaridad. Hay tanta gente preparada y capáz de imaginar formas de control al gobierno, tenemos una constitución que se ha quedado obsoleta, tenemos uno sistemas que los ricos ya dominan a su antojo, pero lo que si tenemos es el voto.
      Pido a gritos un manifiesto popular que nos guíe al cambio y para el cual podamos trabajar y aportar las pocas fuerzas que nos quedan. Pido a gritos un manifiesto de equidad, compromiso y solidariad.
      Hoy en día con internet somos la sociedad más informada que ha habido en la historia y también somos la sociedad más desorganizada que ha existido, porque cada uno tira para su lado y que el de al lado se joda……….

  11. El Poliespan diu:

    Manuel, tomo nota sobre ese libro.

    Por otra parte cuando dices, “Esto solo se puede hacer participando en el sistema, lo siento.”

    Vaya…no puedes tener más razón. ¿Sabes cual es el problema?, el momento en que se une una masa de personas suficiente para intentarlo desde dentro del sistema, éstas pasan de forma automática a ser y comportarse como parte del sistema. En pocas palabras: MAS DE LO MISMO.

    Fíjate en el 15M. Al principio aluciné con la respuesta de la gente y creí que se llegaría a alguna parte. Dos días después supe que ya estaba condenado. Podrido desde sus propias entrañas. Resultaba incluso absurdo tratar de introducir esa rabia general por los cauces propios del sistema. Supongo que por eso no se hizo.

    Llego a pensar, que al final estas injusticias solo las “arreglan” tipos bajitos, chillones y con bigote. Además, la historia así lo confirma.

    Un saludo.

  12. Cuenta una historia de la guerra civil española, que unos artificieros que trabajaban desmantelando bombas sin explotar en el frente de Madrid encontraron dentro de una de ellas una nota que decía más o menos lo siguiente: “Camaradas españoles, las bombas que yo fabrico no matarán a luchadores por la justicia y la libertad. Un camarada alemán”.

    Desconozco la fidelidad de la cita, pero la anécdota es cierta. Esto sirve para ilustrar lo que desde dentro puede hacer alguien que no vende sus principios y que no teme a trabajar desde dentro del sistema. El obrero alemán podría haber intentado volar la fábrica, pero el éxito habría sido muy improbable, haber costado vidas inocentes y haber trasladado la producción a otra empresa en la que tal vez ningún operario habría podido continuar su sabotaje. En lugar de eso siguió fabricando bombas como si tal cosa, llevando un sueldo a su casa y salvando dios sabe cuántas vidas.

    Este domingo está convocada la primera movilización sindical de la era Rajoy. Lo más importante es que de la respuesta que se consiga dependerá la continuación de las movilizaciones. No hago juicios de valor sobre el porqué de los que vayáis o dejéis de ir, solo dejo una reflexión: en el peor de los casos pensad que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Con hacer bulto ya vale.

    Hay fuentes que cifran el fraude fiscal empresarial (principalmente de las empresas del IBEX35) en unos 80.000 millones de €=13.310.880.000.000 (si, billones, con b de burrada) de pesetas. ¿Sería posible organizar una campaña de recogida de firmas para obligar a debatir en el Congreso de los diputados una iniciativa que obligue a dotar a la Agencia tributaria con los medios necesarios para perseguir eficazmente este fraude?

    PD: La cifra de fraude es similar al TOTAL de la deuda pública española, algo así como diez veces la totalidad del coste de los planes “E” desplegados, para todo el estado español, en el primer año de crisis.

    Para aquellos que sean demasiado jóvenes para haberlo oído “Soy pobre, pero honrao”

    Un saludo.

  13. Carla diu:

    Bon dia!
    Després de llegir el posted de “Jo també sóc una nova pobre”, i veure el teu perfil professional estic segura que més d’una persona estarà intertessada en contactar amb tu… crec que aquest espai pot ser una bona manera de poder buscar nous clients. Així que t’animo a que puguis deixar el teu correu electrònic… a veure si entre tots fem difusió!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s