Yo también soy una nueva pobre (20)

Me llamo Silvia, tengo 28 años y soy una nueva pobre, aunque no debería quejarme. Hay situaciones peores que la mía, pero no se trata de competir para ver quién está peor, sino de tomar conciencia de la situación.

Estudié Magisterio y Psicopedagogía. Tengo también un Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos de mi universidad. Me he presentado a tres oposiciones sin éxito. Opositar no es fácil. Requiere una dedicación de tiempo muy alta y un desembolso económico atroz  entre las academias, el pago de los cursos para conseguir baremo, el derecho a examen… para que sólo puedan optar a una plaza el 5% de quienes se presentan sin interinidades previas.

Mientras opositaba he intentado ganarme la vida. La mayor parte del tiempo he estado ejerciendo como profesora de clases particulares. Durante seis meses trabajé en la Diputación de mi provincia como becaria. Justo por eso me matriculé en aquel máster: el “gancho” eran los seis meses de prácticas que te garantizaban. Se puede decir que pagué (bueno, no yo, mis padres) por trabajar: costó mucho más el máster de lo que me dieron como becaria y no me sirvió de nada. Para colmo, tras la reforma universitaria los máster propios sólo valen, y perdonad la expresión, para limpiarse el culo.

En 2011 comencé a cotizar por primera vez como monitora en un Aula Matinal. Ahí cobro menos de 200 € mensuales, que sumados a lo que gano como profesora particular y a lo que cobro como “negra académica” (hago trabajos universitarios para otros) me pongo en algo menos de 500 € mensuales.  Había decidido ahorrar para irme en septiembre de este año como Au-Pair (niñera en el extranjero) pero a mi madre le han diagnosticado un cáncer de mal pronóstico y, como es lógico, eso me impide marcharme. Ahora valoro la posibilidad de montar algo, pero ¿cómo logro el capital inicial? ¿qué garantía puedo ofrecer en mi situación a un banco?

Un último detalle. Haber comenzado a cotizar implicó perder el derecho a la cobertura sanitaria del seguro de mi padre y 500 € de la declaración en la renta que les daban por mi dependencia económica de ellos, una dependencia que sigue existiendo porque con lo que gano no podría emanciparme. Por suerte, mis padres no me piden que les dé ese dinero que están gastando y que me permite cotizar, pero tiene narices que a mi familia le salga tan caro que yo trabaje ¿verdad?

Aprovecho para comentar que comparto mis experiencias en un blog que se llama “Abajo las opos” (www.abajolasopos.wordpress.com) en el que ya he divulgado este blog para ver si entre todos nos movilizamos un poco. Hay que hacer algo, pero de verdad. Es lógico que nos preocupe la supervivencia individual, pero si sólo nos centramos en ella, se nos va a hundir el país.

¡Ánimo!

Traducció. [CAT]

Em dic Silvia, tinc 28 anys i sóc una nova pobra, encara que no hauria queixar-me. Hi ha situacions pitjors que la meva, però no es tracta de competir per veure qui està pitjor, sinó de prendre consciència de la situació.

Vaig estudiar Magisteri i Psicopedagogia. Tinc també un Màster en Direcció i Gestió de Recursos Humans de la meva universitat. M’he presentat a tres oposicions sense èxit. Opositar no és fàcil. Requereix una dedicació de temps molt alta i un desemborsament econòmic atroç entre acadèmies, pagament dels cursos per aconseguir barem, el dret a examen … perquè només puguin optar a una plaça el 5% dels que es presenten sense interinitats prèvies.

Mentre opositava he intentat guanyar-me la vida. La major part del temps he estat exercint com a professora de classes particulars. Durant sis mesos vaig treballar a la Diputació de la meva província com a becària. Just per això em vaig matricular en aquell màster: el “ganxo” eren els sis mesos de pràctiques que et garantien. Es pot dir que vaig pagar (bé, no jo, els meus pares) per treballar: va costar molt més el màster del que em van donar com a becària i no em va servir de res. A sobre, després de la reforma universitària els màster propis només valen, i perdoneu l’expressió, per netejar-se el cul.

El 2011 vaig començar a cotitzar per primer cop com a monitora en una Aula Matinal. Aquí cobrament menys de 200 € mensuals, que sumats al que guanyo com a professora particular i al que cobrament com “negra acadèmica” (faig treballs universitaris per a altres) em poso en una mica menys de 500 € mensuals. Havia decidit estalviar per anar-me al setembre d’aquest any com Au-Pair (mainadera a l’estranger) però a la meva mare li han diagnosticat un càncer de mal pronòstic i, com és lògic, això m’impedeix marxar. Ara valoro la possibilitat de muntar alguna cosa, però com aconsegueixo el capital inicial? Què garantia puc oferir en la meva situació a un banc?

Un últim detall. Haver començat a cotitzar implicar perdre el dret a la cobertura sanitària de l’assegurança del meu pare i 500 € de la declaració en la renda que els donaven per la meva dependència econòmica d’ells, una dependència que segueix existint perquè amb el que guanyo no podria emancipar. Per sort, els meus pares no em demanen que els doni aquests diners que estan gastant i que em permet cotitzar, però té nassos que la meva família li surti tan car que jo treballi oi?

Aprofito per comentar que comparteixo les meves experiències en un bloc que es diu “Abajo las opos” (www.abajolasopos.wordpress.com) en el qual ja he divulgat aquest blog per veure si entre tots ens mobilitzem una mica. Cal fer alguna cosa, però de veritat. És lògic que ens preocupi la supervivència individual, però si només ens centrem en ella, se’ns va a enfonsar el país.

Ànims!

Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

7 respostes a Yo también soy una nueva pobre (20)

  1. Lluís ha dit:

    Yo también estudié magisterio (y estoy casi a la mitad de psicopedagogía). Llevo algunos años como maestri de primaria interino, y el próximo curso estaré en el paro mientras las aulas se llenan como en tiempos de la postguerra. Dicho de otro modo: en septiembre yo también seré un nuevo pobre maestro.

  2. Lluís ha dit:

    Dejo aquí el texto que colgué en mi blog sobre el asunto.
    http://mildimonis.blogspot.com.es/2012/06/busco-trabajo.html

    • miquel ha dit:

      No puedo dejar de preocuparme. Tengo 59 años y estoy exento del sufrimiento de estar en paro, pero como todos conozco personas a mi derredor que lo sufren. Lo de perder derecho a la cobertura me parece poco digno y la gota que colma el vaso. Te diré que en Barcelona (desde donde te escribo) la crisis se ha vuelto más acuciante. Colaboro desde hace 4 años en la cocina de T de Calcuta y según las monjas se están dando 100 platos más cada día de cuando yo entré. Ahora van por los 550/600 diarios. Un abrazo y salut

  3. Eulàlia ha dit:

    Mucho ánimo, Silvia. Yo muchas veces me siento bloqueada, en este estado de permanente chop donde nos llevan. Llevamos muchos años de individualismo exacerbado y me temo que la sociedad en general sigue ahí.
    Pero empiexa a haber cambios. Iniciativas. Como la plataforma de afectados por la hipoteca, que consigue paras desaucios. O la iniciativa popular para iniciar una querella contra Rato que ha conseguido 20.000€ en menos de 24 h. Deberíamos conseguir algo similar en el ámbito de la educación.

  4. vengatriz ha dit:

    ¡Hola a ambos!

    Lluís: Ya he comentado lo de tu blog. Los maestros nunca hemos sido ricos, pero hay que ver lo que empeora el panorama. El caso es que mucha gente le tiene manía al funcionario o a quien aspira a serlo, pero cuando faltan funcionarios sale perjudicada toda la sociedad, en especial en sanidad y educación.

    Miguel: Hace poco vi un reportaje al respecto de los comedores sociales y en toda España se dice lo mismo; primero, que se ha multiplicado la demanda, segundo, que la “clientela” ha cambiado. Antes se atendía más a inmigrantes o a gente en situación clara de exclusión, que no deja de ser una desgracia, pero ahora se está viendo a gente que jamás pensó acabar así, personas que hace pocos años tenían una situación económica estable y que ahora deben elegir entre comer o pagar la hipoteca. Esto es bárbaro.

    Además, en mi opinión no andan ardiendo las calles porque la mayoría de los jóvenes tenemos padres que pueden ayudarnos. En Andalucía, mi comunidad, aproximadamente el 50% de los menores de 30 años están en situación de desempleo… y si entraran en el cómputo los que tienen una situación laboral precaria y los que reciben unos ingresos insuficientes para subsistir, a saber cómo se pondría el porcentaje.

    Abrazo a ambos🙂

  5. vengatriz ha dit:

    PD: Dejé lo fundamental, presentarme. Soy Silvia, la autora de la carta🙂

  6. Esther ha dit:

    Hola a todos, yo soy Esther, vivo en Londres Desde hace muchos años y me gustaría ofrecer una alternativa y contactame si quieres venirte de aupair a ayudarme con dos niñas y algunas labores del hogar y enseñar a la mayor de 6 años a hablar español y hacer las tareas en ingles. El sueldo semanal depende de tu valía y horas a trabajar. Puedes aprender ingles con nosotras y en el colegio. Cuentame si estas/estáis interesados de verdad

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s